NUESTRA EMPRESA

En 1846 la empresa fundada por Onofre Caba inició las actividades de comercialización de sal bajo el nombre de Sal Caba. Rápidamente, a este industrial emprendedor de Barcelona, se unieron dos empresarios más, el Sr. Cuyás y don Joaquín Costa Gomis para formar una sociedad cuyo fin era la comercialización de diferentes alimentos básicos para la época: sal, arroz, legumbres, etc.

 

En la década de 1880, los productos de la compañía ya gozaban de una alta reputación. Es en esa época cuando la Academia de Medicina y Cirugía de Barcelona edita un dictamen sobre la calidad y beneficios de la sal comercializada por el Despacho de Joaquín Costa. Sal Costa también está presente en importantes eventos de la época, destacando la Exposición Universal de Barcelona de 1888, Chicago en 1893 o París en 1899, entre otras.

 

Los esfuerzos de los tres socios hicieron de la compañía la primera en ofrecer una sal anhidra, que significa el primer paso para lograr una sal seca. Este método revolucionario y la forma de envasado provocaron la admiración de los consumidores y de la competencia, así que a finales del siglo XIX, principios del siglo XX, Don Joaquín Costa patenta su metodología y proceso de fabricación, convirtiéndose en la primera empresa en España que ostentaba una patente de invención sobre un procedimiento de fabricación de sal seca. Es la época de la Revolución Industrial y la actividad es frenética.

 

A través de varias adquisiciones y de la participación de asociaciones, la popularidad de la Sal comercializada por la compañía creció entre los consumidores.